Por qué deberías considerar transformar tu oficina corporativa en un coworking

Transforma tu oficina corporativa en un espacio de coworking interno abierto

Coworking no es una oficina con un diseño cool ni con una tecnología puntera. No es un espacio que ofrece flexibilidad de uso, perks, ergonomía, espacio saludable y/o sostenible. No es un mobiliario de diseño ni una cuestión de certificados. No es nada de esto. Esto son los efectos colaterales de algo mucho más impactante y transgresor. Necesitas ir mucho más allá para recoger los grandes beneficios de un modelo que está centrado en la colaboración humana basándose esta en la generosidad, la apertura y la honestidad.

¿Quieres que tu empresa consiga una fuente de ventaja competitiva sostenible? ¿Quieres reducir los costes relacionados con los metros cuadrados que ocupas? ¿Quieres atraer el talento y reducir la rotación de personal de forma natural? ¿Quieres que tus empleados estén alineados con tus valores, con tu misión? Claro que sí que quieres, ¿quien no? No te pierdas un mundo de innovación, de participación y de pasión porque tu miedo al fracaso y al cambio te domine.

Lo primero que debes hacer es tomarte la pastilla azul (no hablo de Viagra), comparte, prepárate para dar antes de recibir y mantente abierto. Esta es la clave de nuestro futuro y el motor del progreso de la raza humana. No te conformes con tu comodidad actual porque se volverá contra ti.

Lo segundo que debes hacer es una reflexión interna: Reconocer que tu activo más importante no figura en tu Balance. Date cuenta ahora, si es que no lo has hecho ya, de que las personas con las que trabajas (los empleados y colaboradores) son lo más importante de una empresa. En el fondo, de eso precisamente va el coworking.

Un auténtico espacio de coworking es una cuestión de ecosistema, de familia, de compartir no sólo una infraestructura sino una visión, una motivación, una forma de vivir, de pensar y en definitiva de trabajar. Esto es lo que hace una comunidad dinámica, viva.

No hace falta que de repente decidas cambiarlo todo. Pero puedes empezar a experimentar y a medir. Estos serían los cuatro pasos para adoptar el coworking, de menor a mayor impacto y resultados.

Colaboración interna

Proporciona un espacio creativo y flexible que facilite la colaboración entre empleados de tu empresa. Sin agentes externos busca que tus empleados compartan conocimiento y que se fomente un pensamiento innovador. Este primer paso es fácil de implementar y te proporcionará a ti y a tus empleados un ambiente seguro y controlado con el que poder empezar a recoger datos sobre comportamientos. Es importante destacar aquí el papel fundamental del diseño y la arquitectura, que debe ser conceptualizada para fomentar la colaboración y las interacciones, así como hacer del espacio un lugar más flexible en los modos de trabajar así como en los horarios.

Ejemplo: Suez Spain, con el edificio Ciutat de l’Aigua de 25,000m2 en Barcelona significa el cambio de la corporación hacia el nuevo paradigma laboral.

Membresías de coworking

Dales a tus empleados la posibilidad de trabajar fuera de la oficina habitual, en un lugar en el que obtendrán auténticas infusiones de creatividad y colaboración. Este paso es especialmente importante para hacer que tus empleados hagan ese “click” interno tan necesario para adoptar esta nueva cultura. Los resultados inmediatos serán que facilitará la movilidad de empleados dándoles múltiples opciones de oficina, proporcionándoles también un nuevo abanico de actividades y de contactos. Tu obtendrás una nueva fuente de acceso al talento y reducirán tus costes (si realmente lo implantas a una escala considerable).

Ejemplo: Thoughtworks  optó por el coworking en 2016.

Coworking externo

Te imaginas que TODOS tus empleados trabajasen desde espacios de coworking? Eso implica renunciar a un espacio de propiedad o de alquiler de uso exclusivo. Este paso ya ofrece un resultado de impacto porque de repente todos tus trabajadores estarán en un entorno de conocimiento compartido, donde la colaboración se expande y deja de ser solamente interna. Tus empleados tendrán libertad y flexibilidad y se inspirarán con otros agentes externos a la empresa. En este punto destaco los riesgos que he detectado como gestor de espacios de coworking: la dicotomía de la cultura empresarial, la disrupción limitada y evidentemente que se rompe la confidencialidad y la seguridad de una oficina corporativa. Si das este paso debes ser consciente de que cada espacio de Coworking tiene una comunidad e identidad propia y que esta debe encajar con la cultura empresarial de tu empresa.

Ejemplo: En este caso encontramos muchos, los empleados de la compañía australiana Hotels Combined (KAYAK) trabajan desde espacios de coworking por todo el mundo.

Coworking interno

Sin duda, esto es lo que realmente tiene un impacto en una compañía. Un espacio de coworking interno abierto a individuos externos a la organización ya sea por invitación o no. A pesar de la complejidad operacional (gestión operativa) y el choque potencial que puedes vivir entre tu cultura empresarial y la de los emprendedores, los beneficios son brutales. Además de un fuerte posicionamiento de marca con el que tus empleados se identificaran, obtendrás una fuente de innovación fresca, una mejora en la productividad, la eficiencia y en definitiva la felicidad de tus empleados y de la tuya misma.

Ejemplo: La compañía española Endesa se dio cuenta que la innovación era clave para desarrollar soluciones digitales y se aventuró con el lanzamiento de Open Power Space. Del mismo modo que en Francia Orange ha abierto La Ville Bonne Nouvelle definido por ellos como Coworking Corporativo para innovar.

Así que mi recomendación es que como mínimo te pares un segundo y reflexiones sobre esto. Si tienes miedo a dar estos pasos que sepas que no tienes que darlos solo. Nosotros te podemos ayudar. Para nosotros esto no es únicamente un trabajo sino la oportunidad de conocer gente interesante, valiente; de aportar nuestro granito de arena en la gestión del cambio y en el fondo de dar difusión a una forma de trabajar que ha cambiado nuestras vidas y la de nuestros clientes.

Si tienes cualquier duda, estaremos encantados de resolverla. Puedes contactar con nosotros aquí.

Este artículo ha sido escrito por Jordi Subiras, partner de HWL.

Imagen principal cortesía de Station F.